UNACEM ECUADOR Y EL GAD PARROQUIAL DE SELVA ALEGRE ENTREGARON INFRAESTRUCTURA RECREATIVA QUE BENEFICIARÁ A MÁS DE 1.500 HABITANTES.

Unacem Ecuador, líder en gestión ambiental, en conjunto con el Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial de Selva Alegre en Imbabura, inauguraron oficialmente la cancha de uso múltiple, ubicada en la cabecera parroquial. La inversión total de la obra bordea los USD $83.000, de los cuales USD $60.000 aportó la empresa cementera y USD $23.000, el GAD. Más de 1.500 habitantes del sector se beneficiarán de esta obra efectuada en el marco del convenio de cooperación entre el gobierno local y Unacem Ecuador.

El evento

El evento inaugural, que contó con todas las medidas de bioseguridad, convocó a Mario Conejo Maldonado, alcalde del cantón Otavalo; Cristian Nogales, presidente del GAD Parroquial de Selva Alegre; representantes parroquiales; y Valeria Arcos, gerente de relaciones comunitarias de Unacem Ecuador, quien se refirió al compromiso existente con las comunidades, en distintos ámbitos.

Además, durante el evento la delegada de la empresa comentó: “Unacem Ecuador mantiene estrechas relaciones de cooperación con las autoridades y comunidades de la zona donde operamos; trabajamos juntos en fortalecer varios proyectos de desarrollo especialmente en los ejes educativo y productivo. Este esfuerzo mancomunado se orienta a crear valor y promover la corresponsabilidad entre el Estado, la sociedad y la empresa, para vivir mejor y en armonía como buenos vecinos que somos”.

Por su parte, el presidente del GAD Parroquial de Selva Alegre, destacó la importancia del apoyo entregado por Unacem Ecuador en bienestar del desarrollo local. Enfatizó que el mejoramiento de esta obra fue un sueño que se concreta gracias a la suma de voluntades y a la minga de esfuerzos, que generan grandes resultados. Agradeció a la empresa por su aporte al impulso de la práctica deportiva, en pro de que se cultiven valores, para sociedades más justas y dignas.

Mario Conejo Maldonado, alcalde de Otavalo, se refirió a los difíciles momentos por los que se atraviesa, que han imposibilitado la culminación de obras y, en ese contexto, la parroquia de Selva Alegre se constituye en un ejemplo de autogestión, que ha permitido la consecución de obras en beneficio de la comunidad. Agradeció el apoyo de Unacem Ecuador que siempre ha estado pendiente de las necesidades comunitarias.

Entre los principales trabajos ejecutados se contempló la construcción de la cubierta de estructura metálica, el cerramiento con mallas, la pintura y adecuación de la cancha, la construcción de graderío y la iluminación.