EMPRESAS, AGENTES ACTIVOS PARA MITIGAR EL IMPACTO AMBIENTAL

Cada 5 de junio una alerta mundial se activa para toda la humanidad: un SOS para frenar el deterioro del ambiente y un llamado especial a todos los ciudadanos del mundo para tomar acción en pro de su conservación. El Día Mundial del Medio Ambiente, fecha establecida por Naciones Unidas en 1972, resalta la importancia del cuidado de los recursos naturales, considerando que cada año 13 millones de hectáreas de bosque desaparecen a causa de un mal manejo ambiental y que, en la actualidad, la temperatura media mundial es 0,85°C superior a la que había a finales del siglo XIX.

Las activi

Las actividades humanas llevan años alterando el planeta, causando una pérdida de biodiversidad nunca antes vista y afectando los sistemas alimentarios y de salud. La pandemia de la COVID-19, que azotó al mundo entero, evidenció aún más las consecuencias de las pérdidas en los ecosistemas: al reducirse los hábitats naturales para la fauna, tenemos las condiciones ideales para que los patógenos, incluidos los coronavirus, se propaguen.

Acciones empresariales amigables con el ambiente 

Las empresas juegan un papel muy importante para la conservación de la naturaleza, orientado a la reducción de los impactos ambientales propios de sus operaciones y a la búsqueda de un aprovechamiento más efectivo de los recursos que utilizan. Por esta razón, UNACEM Ecuador, empresa comprometida con la conservación de ambiente, junto a CERES, desarrollaron la plataforma Simbiosis Industrial EC, un instrumento de ecología industrial que opera a nivel interempresarial, fomentando redes de intercambio y cooperación en las zonas industriales para maximizar la eficiencia en el uso de los recursos.

“Buscamos la conformación de una red sólida de trabajo que busque opciones de desarrollo industrial enfocados en la responsabilidad ambiental y la innovación, así como la fusión de múltiples visiones en una sola forma de entender y desarrollar una economía circular en el Ecuador”, manifestó Patricio Díaz, gerente de ecología industrial en Unacem. 

Las empresas interesadas en formar parte de este proceso de transformación, que busca el aprovechamiento de los residuos sólidos no peligrosos en otros procesos productivos, pueden ingresar a la página web: www.simbiosisindustrialec.com y seguir las instrucciones para su registro. La información enviada tendrá respaldo de confidencialidad y no será de dominio público.

Caminando hacia una economía circular

La economía circular concibe al “residuo” como un recurso y le otorga valor, promueve su reinserción al sistema de producción de la propia empresa o de una tercera; esto es la simbiosis industrial.

Unacem, en línea con su compromiso de industrialización sostenible y enfoque en economía circular continúa trabajando con combustibles alternos y materias primas recicladas provenientes de otras industrias para la fabricación de cemento; pero también aprovecha sus propios desechos en otros procesos, por ejemplo, las mangas usadas de sus filtros para el control de emisiones se reutilizan como cortinas para la contención del polvo o el agua usada para el enfriamiento de equipos es ingresada a una planta de tratamiento para que después pueda ser recirculada.

Acciones personales para preservar el ambiente

Desde el hogar podemos dar una gestión adecuada a los residuos siguiendo esta jerarquía:

  1. Evitar: El mejor residuo es el que no se genera. Piensa dos veces antes de comprar alimentos con excesos de empaques o elementos de un solo uso.
  2. Reciclar y reutilizar: Utiliza de manera reiterada un objeto hasta agotar su vida útil o búscale un nuevo uso. Los residuos reciclables deben separarse y gestionarse de manera diferenciada; por ejemplo, a través de recicladores de base.
  3. Valorizar energéticamente: Existen residuos como los aceites usados de cocina que pueden entregarse a gestores locales para que sirvan como combustibles de industrias o residuos orgánicos capaces de producir biogas.  
  4. Enviar al vertedero: Si no has podido gestionar un residuo con las estrategias anteriores, puedes proceder con su eliminación a través del sistema de recolección de basura de tu ciudad.

El fin de la economía circular es llegar a actividades o procesos industriales con cero residuos, de ahí que se convierte en una responsabilidad compartida mejorar los hábitos de consumo, así como instar a las empresas a desarrollar modelos ecoeficientes que respondan a la necesidad del cuidado ambiental para preservar la vida en el planeta.